Pensamiento creativo: qué es y ejemplos

El pensamiento creativo se trabaja de diferentes formas ya que te permite implantar nuevas ideas y alternativas más allá de lo que puedas esperar. Por eso, si quieres fomentar tu creatividad tienes que integrar en tu vida elementos como la flexibilidad, la innovación y la originalidad porque con un pensamiento creativo desarrollado podrás inventar conceptos. Al principio, te costará pero con el tiempo lo harás de manera inconsciente. 

Para ser creativos, no hace falta tener una mente prodigiosa. Aunque también hay personas que nacen con esa habilidad desarrollada. Pero tú también puedes ser creativo en tu día a día. De hecho, lo eres casi siempre, con acciones cotidianas. Lo que pasa es que no eres consciente. Por ejemplo, eres creativo cuando eliges tu vestuario todos los días y combinas tu ropa de diferente manera, eres creativo cuando escribes un texto (un email, una carta), cuando cocinas o cuando resuelves los problemas e imprevistos que se te presentan en cualquier momento. En este sentido, tiene mucho que ver el pensamiento lateral que se trata de dar diferentes soluciones o puntos de vistas a un mismo problema. 

Cambia tu perspectiva ante una situación y serás más creativo. ¿Te falta entrenamiento? Veamos qué cosas pueden ayudarte a desarrollar el pensamiento creativo

Cómo desarrollar la creatividad en la vida diaria

La mente, para dar todo su potencial, tiene que estar despejada. Así que para poder desarrollar tu creatividad es muy importante que tengas hábitos de vida saludables como dormir bien o tener momentos para relajarte. Y luego hacer lo que te explico a continuación:

  • Los 5 porqués. Este método consiste en plantear una idea afirmativa del problema que quieres arreglar. Luego pregunta por qué. Cuando lo resuelvas, pregunta otra vez. Así hasta cinco veces porque la idea es que cuando llegues al fondo del problema, tengas diferentes formas de solucionarlo. 
  • Mapas mentales. Se trata de representar la idea principal y las demás de manera gráfica o con texto. Pones la principal en el centro y las demás alrededor. Luego une todas las ideas para crear conexiones entre todas. 
  • Lluvia de ideas. Apunta todo lo que se te ocurra, sin pensar. Aquí lo que importa es la cantidad, no la calidad. Luego ve seleccionando y descartando las diferentes opciones. 
  • Método SCAMPER. Este método consiste en, por un lado, sustituir, combinar y adaptar las diferentes ideas. Vas cambiando unas por otras, le das formas a las que ya tienes o también puedes intercarlarlas todas. Por otro lado, también puedes poner para otros usos, eliminar o reordenar materiales y conceptos. 

Como ves, es muy fácil ser creativo en tu día a día y puedes serlo con las cosas más sencillas. La idea principal es reconocer que todo es modificable, que todo se puede cambiar y amoldar en cualquier momento. La creatividad es como una masa. Depende de las manos que la toquen, saldrá un resultado u otro y todos estarán bien. Solo tienes que trabajar, pensar, cambiar las perspectivas y los puntos de vista que te ayudarán a conseguir los objetivos.