¿Cómo cuidar nuestros sentidos?

Es evidente que nuestros cinco sentidos son de suma importancia para nuestro bienestar físico y mental. Y es que, aunque tal vez no siempre seamos conscientes de ello, estamos ante uno de los sistemas fundamentales del cuerpo humano.

Gracias a nuestros cinco sentidos somos capaces de experimentar, captar y conocer todo lo que nos rodea, así que es evidente que debemos hacer todo lo posible por cuidarlos. Si quieres conocer más relacionado sobre esto, en mi terapia de biodescodificación podemos tratarlo.

Medidas de cuidado de los 5 sentidos

Aunque después seremos más específicos con lo que podemos hacer a la hora de cuidar cada uno de nuestros cinco sentidos, estas son algunas de las cosas que contribuirán a mantenerlos en las mejores condiciones posibles:

  • Mantener una adecuada higiene bucal.
  • No tomar bebidas a temperaturas extremas. Es decir, ni muy frías ni excesivamente calientes.
  • Evitar exponerse a olores fuertes como el de los químicos.
  • No tomar el sol durante demasiado tiempo. 
  • Usar la protección adecuada cuando estemos bajo el sol.
  • Mantener una correcta higiene.
  • Asegurarse de tener las manos siempre limpias.
  • Proteger los ojos de los rayos solares.

¿Por qué es tan importante cuidar los sentidos?

Nuestros cinco sentidos son una de las herramientas más importantes de las que disponemos los seres humanos a la hora de desenvolvernos por la vida. Evidentemente, es muy importante mantenerlos en las mejores condiciones posibles.

La verdad es que juntos forman un gran equipo. Al unirse logran cosas tan maravillosas como que nuestra mente pueda crear un mapa de recuerdos, así como que aprendamos, asimilemos información e imágenes o establecamos conexiones. También les debemos otras cosas tan importantes como el poder ver, oler, tocar, sentir, escuchar o saborear, entre otras.

Es más, si carecemos de alguno de los cinco sentidos, el resto se las arregla para suplir en la medida de la posible la falta de este. 

A cambio, solo debemos tomar ciertas precauciones que harán que podamos aprovechar al máximo todo lo que nos proporcionan.

Formas de cuidar el gusto y el olfato

Para cuidar el gusto es muy importante cepillarse los dientes durante al menos dos veces diarias, aunque es mejor si se hace después de cada comida. Para una completa higiene bucal es recomendable utilizar cepillo y crema de dientes, hilo dental y enjuague bucal.

En la lengua se alojan infinidad de microorganismos, por lo que también es preciso cepillarla. Basta con hacerlo con el mismo cepillo. Si te lavas las manos antes de comer y después de algunas actividades que lo requieran, evitarás la entrada de muchos de estos microorganismos.

Huye también las comidas muy calientes, picantes o condimentadas, ya que estas pueden llegar a deteriorar el sentido del gusto. Masticando bien también lograrás identificar mucho mejor el sabor del alimento; además, tus digestiones también serán mejores.

En cuanto al olfato, evita la exposición a malos olores (cuando no puedas evitarlo, protege nariz y boca con una mascarilla adecuada), así como el alcohol y el tabaco.

Cultiva otros hábitos mucho más saludables como el deporte. Sí, el deporte. Está comprobado que después de hacer ejercicio se agudiza nuestro sentido el olfato (posiblemente por la humedad adicional).

Algo que muchos no saben es que el olfato también se puede entrenar. Para ello, procura oler durante un par de minutos un olor intenso (de dos a tres veces diarias). En unos tres o cuatro meses notarás que este sentido más potenciado.

Procura humedecer el aire de tu hogar o lugar de trabajo durante el invierno para que tu olfato sea tan potente como en verano o primavera.

¿Cómo cuidar la vista?

Es más que recomendable que para cuidar tu vista acudas al oftalmólogo al menos una vez al año para que la revise.

La luz directa que entra en nuestros ojos también es crucial. Para que la fatiga ocular al final del día no sea tanta, procura trabajar en lugares con ventanas grandes por las que entre luz natural. Para enfocar tu espacio de trabajo, usa una luz algo más intensa.

Si trabajas delante de una pantalla, descansa la vista cada 15 o 20 minutos y mira durante unos segundos a un punto fijo algo alejado.

Otras recomendaciones:

  • Incluye en tu dieta alimentos con vitamina A. También otros alimentos que incluyan magnesio como los frutos secos y ciertos cereales.
  • Los espacios abiertos en los que corra aire limpio son perfectos para cuidar tu vista.
  • Utiliza gafas de sol siempre que sea necesario (fijate en que estén homologadas con el distintivo UE y el filtro UVA).
  • Si vas a estar mucho tiempo delante de una pantalla, que esta esté exactamente a la misma altura de tus ojos para que no tengas que forzar la vista arriba y abajo.
  • Cuando estés delante de un objeto durante bastante rato, que este esté a unos 50 o 70 centímetros de ti.
  • Siéntate con los pies bien apoyados en el suelo y la cabeza y la espalda rectas en tu lugar de trabajo.

Cuidado del oído

Para cuidar bien de tus oídos, evita usar durante mucho tiempo los auriculares. Tampoco subas mucho el volumen (lo ideal es que no sea más del 60%).

Cuando estés en lugares en el los que el ruido vaya a ser muy fuerte (por ejemplo, conciertos o discotecas), mantente alejado de elementos como altavoces. Tampoco es bueno estar durante mucho tiempo cerca de obras. Si no puedes evitarlo, recurre a los tapones o a los cascos aislantes.

Otras recomendaciones:

  • Usa tapones cuando vayas a nadar.
  • Jamás recurras a cosas como horquillas para rascarte el oído.
  • Aunque es habitual usar bastoncillos para quitar la cera de los oídos, esto no es lo ideal. Es mucho mejor usar agua y jabón.
  • Mantén tus oídos limpios. Lávalos y sécalos bien. No obstante, es bueno que quede un poco de cera, ya que esta protege de las infecciones.

Maneras de cuidar el tacto

Para cuidar tu sentido del tacto, es conveniente tener una buena higiene personal. Dentro de esta, es fundamental lavarse habitualmente las manos. Limita la temperatura del agua para evitar quemaduras.

Toma también la cantidad adecuada de agua (lo recomendado son unos dos litros diarios aproximadamente). Asimismo, duerme bien y aliméntate correctamente, siguiendo una dieta saludable que incluya alimentos como el plátano, el salmón, el kiwi, las espinacas, el tomate o el yogur.

Otras recomendaciones:

  • Utiliza una buena protección solar.
  • Mantente activo.
  • Evita las lesiones y las quemaduras.

Como habrás visto, cuidar algo tan valioso como nuestros cinco sentidos no es nada difícil. Basta con tener en cuenta ciertas recomendaciones y dejar algunos hábitos que no son buenos para nuestra salud. Y no hay duda de que merece la pena.